MUERTAS, PERO SÓLO DE PARRANDA

15/10/08

En medio de la noche, ajeno a la crisis financiera internacional y al precio del dólar, un tachero aguardaba pasajeros frente a la Plaza Veinticinco de Mayo, en pleno centro de la ciudad de Concordia (Entre Ríos, Argentina).

Sin que el tipo pudiese distinguir de dónde salieron, dos señoras de edad avanzada aparecieron de repente y le hicieron señas de que querían subirse al coche. Una vez arriba, le indicaron al chofer que vaya hasta la Calle Humberto 1°.

A los cinco minutos, cuando ya transitaban por esa arteria, el tachero se sorprendió al escuchar de boca de las señoras que tenía que detenerse: le hicieron parar el auto justo enfrente a la puerta del Cementerio Viejo concordiense. Antes de bajar, pagaron el viaje de $8 con un billete de $100 y, sin esperar el vuelto, rumbearon hacia la entrada del camposanto.

Un minuto después, y siempre de acuerdo a lo que el chofer del taxi declaró a la Policía local, las mujeres atravesaron -como si fueran fantasmas- las rejas de ingreso y se metieron adentro del cementerio.

El tachero asegura que, al ver eso, huyó despavorido del lugar, pero guardó como prueba el billete de $100 y las camperas que las señoras dejaron olvidadas en el asiento de atrás.

Sin embargo, el oficial que recibió el testimonio le restó importancia al hecho y sostuvo lo mismo que Alejandra Pérez, una conocida vecina de la zona: "Hay gente que con tal de que le hagan una nota en la radio, dice cualquier cosa...".

Lo cierto es que durante varios días la ciudad debatió -entre risas- la posibilidad de que existiesen, o no, fantasmas noctámbulos en pleno centro. En todo caso, como pasaba con uno de los personajes de la película colombiana “Rosario Tijeras”, o como narraba Jorge Amado en aquel libro llamado “A morte e a morte de Quincas Berro d´Agua”, si se trataba de muertas, eran muertas que andaban de parranda.

En fin, una vez más se comprueba que "los muertos que vos matáis, gozan de buena salud...".

Fazer o quê, cidadão!

2 comentarios:

Triple R dijo...

HOLIS!!!
ESTA NOTICIA ME RECUERDA UN MITO URBANO QUE NARRA LA HISTORIA DE DOS ADOLESCENTES QUE SE CONOCEN EN UN BOLICHE, A LA CHICA SE LE MANCHA EL VESTIDO BLANQUISIMO CON EL TRAGO QUE ESTÁ TOMANDO Y EL PIBE LA ACOMPAÑA...HASTA LA PUERTA DEL CEMENTERIO! DONDE DESAPARECE. AL DIA SIGUIENTE SOBRE UNA TUMBA ENCUENTRA EL VESTIDO MANCHADO! EN LA PLACA DESCUBRE ASOMBRADO QUE LA FOTO COINCIDE CON LA CHICA QUE CONOCIÓ...mmmm qué miedito no?

Como dice la blonda Madonna, "las chicas sólo quieren divertirse". ¡Para morirse!, ¿no?

Abrazo grande. Gracias por comunicarte.